Historia

Los orígenes del equipo se remontan al 6 de junio de 1946, cuando se le adjudica al Madison Square Garden una franquicia de la recientemente creada BAA, la nueva liga de baloncesto profesional en los Estados Unidos. El legendario Ned Irish, que acabaría formando parte del Basketball Hall of Fame, fue uno de los fundadores del equipo.

Primeros años (1946-1959)

El primer partido de los Knicks (y de la BAA) fue disputado el 1 de noviembre de 1946 contra Toronto Huskies en el Maple Leaf Gardens, donde los Knicks ganaron 68-66. Alcanzaron por vez primera las Finales de la NBA en 1951, en una temporada marcada también por la incorporación de uno de los primeros afroamericanos de la liga, Nathaniel “Sweetwater” Clifton, a pesar de acabar en tercera posición de la División Este con un pobre balance de 36 victorias y 30 derrotas.  Los Knicks batieron a Boston Celtics y aSyracuse Nationals en las rondas previas, plantándose ante Rochester Royals en la final. Los Royals ganaron los 3 primeros partidos, pero los Knicks le dieron la vuelta a la eliminatoria, empatando la serie a 3. En el séptimo y definitivo partido llegaron con el marcador empatado a 75 a falta de 40 segundos cuando Bob Davies, de los Royals, anotó dos tiros libres. Las normas en aquella época decían que en los tres últimos minutos del partido, después de un tiro libre anotado se continuaría el juego con un salto entre dos. Los Royals controlaron el balón anotando sobre la bocina para dejar el marcador en 79-75.

Llegaron a las finales en dos años consecutivos más. Era la época de jugadores como Carl Braun, el gran reboteador Harry “the Horse” Gallatin, que estableció un récord de la franquicia al capturar 33 rebotes en un partido (igualado por Willis Reed en 1971) y el base Dick McGuire, que lideró al equipo en asistencias durante 6 años consecutivos.  En el resto de los años 1950, los Knicks tendrían decentes, si no grandes equipos y alcanzarían los playoffs en 1955, 1956 (perdieron en un playoff jugado a un solo partido conSyracuse Nationals), y 1959.

Años difíciles (1960-1969)

Desde 1960 hasta 1966, los Knicks tuvieron una época difícil, terminando últimos en el Este cada uno de estos años. Algunas de las más grandes derrotas en su historia ocurrieron durante este tiempo. El 15 de noviembre de 1960, la estrella de los Lakers, Elgin Baylor les endosó 72 puntos, y un mes y medio después, el día de Navidad cayeron frente a Syracuse Nationals por 162-100, la peor derrota de su historia.

En la temporada 1961-62 el equipo volvió a fallar, consiguiendo tan sólo 29 victorias por 51 derrotas. A pesar de ello, Richie Guerin acabó el año con 29,5 puntos por partido, una marca que sería récord de la franquicia durante 23 años, hasta que fue batida por Bernard King en1984-85. El total de puntos de Guerin fue de 2.303,  otro récord que sobreviviría aún más, durante 30 años, hasta que fue batido por Pat Ewing en 1989-90.  Esa temporada se dio otro resultado memorable ocurrió el 3 de marzo de 1962, cuando Wilt Chamberlain fijó el récord de 100 puntos anotados por un jugador en un partido, y los Warriors ganaron el choque 169-147.  A pesar de todo ello, los Knicks enviaron ese año a tres de sus jugadores para disputar el All-Star Game de la NBA 1962, el propio Guerin, Willie Naulls y Johnny Green.

Pasado un tiempo de la mala época, se empezaron a ver signos de recuperación. En 1964, los Knicks eligieron a Willis Reed en el draft, quién se convertiría en el mejor novato del año en la temporada 1964-65.  En 1965 les fue dada por la NBA una opción extra de primera ronda en el draft por tener el peor récord de la División Este (al igual que San Francisco Warriors, que tenía el peor récord de la liga en el oeste) y aprovecharon la oportunidad para seleccionar a Bill Bradley y Dave Stallworth. En 1967, apenas después de haber alcanzado los playoffs por primera vez desde 1959, Red Holzman fue contratado con entrenador. Con Holzman a la cabeza, y jóvenes jugadores como Bill Bradley yWalt “Clyde” Frazier, los Knicks volvieron a ser un equipo competitivo en los playoffs de 1968. En la siguiente temporada, adquirieron a Dave DeBusschere, procedente deDetroit Pistons, y finalizaron con un récord de 55-27. En el siguiente playoff, el equipo pasó la primera ronda por primera vez desde 1953, eliminando a Baltimore Bullets en tres partidos, para perder con Boston Celtics en las finales de conferencia.

Llegan los títulos (1970-1974)

En la temporada 1969–70, los Knicks lograrían un récord de 18 victorias consecutivas para finalizar el año 60-22, la que fue la mejor temporada regular en la historia de la franquicia. Tras derrotar a los Bullets y Milwaukee Bucks, que contaban con el pívot rookie Kareem Abdul-Jabbar en las semifinales y finales de la conferencia este respectivamente, los Knicks vencieron a Los Angeles Lakers en siete encuentros para obtener su primer título de la NBA. Sin lugar a dudas, el momento decisivo de la serie ocurrió en el séptimo partido,  cuando un lesionado Reed entró renqueando a la cancha justo antes del inicio del partido.

Willis anotó las dos primeras canastas del encuentro y luego se sentó por el resto del partido. A pesar de su ausencia durante la mayor parte del encuentro, el acto de Reed motivó al equipo, y ganaron el encuentro por 113-99. Los números de la formación inicial del 69-70 fueron retirados. Las camisetas de Frazier (nº10), Reed (nº 19), DeBusschere (nº 22), Bradley (nº 24) y Dick Barnett (nº 12) cuelgan de techo del Madison Square Garden.

El éxito continuó durante los años sucesivos. Después de caer ante los Bullets en las finales de conferencia de 1971, con una victoria por dos puntos en el séptimo y definitivo encuentro en el Garden, y acompañado por las adquisiciones de Jerry Lucas y Earl “The Pearl” Monroe, volvieron a disputar las finales de 1972, siendo superados por los Lakers en cinco encuentros.  Al año siguiente, el resultado se invertiría, ya que los Knicks derrotaron a los Lakers en cinco encuentros para ganar su segundo título de la NBA. El equipo tendría otra buena campaña en la temporada 1973-74,  alcanzando las finales de conferencia, donde serían vencidos en cinco partidos por los Celtics. Al término esta temporada, Reed anunció su retirada, y el porvenir del equipo no sería muy bueno.

El regreso a la realidad (1975-1984)

En la temporada 1974–75, los Knicks tuvieron un récord de 40–42, su primer récord negativo en ocho temporadas.  Sin embargo se clasificaron para los playoffs, perdiendo con Houston Rockets en la primera ronda. Tras dos temporadas más con récords negativos, Holzman fue reemplazado por Reed. En el primer año de Reed como entrenador, finalizaron la temporada 43–39 y lograron llegar hasta las semifinales de conferencia, donde perdieron frente a Philadelphia 76ers.  En la siguiente temporada, que comenzó con un récord de 6–8, Holzman volvió a sustituir a Reed como entrenador del equipo. El equipo no levantaría cabeza en el resto del año, finalizando con un récord de 31–51, el peor de las últimas trece temporadas.

Tras lograr 39 victorias en la temporada 1979–80, sumaron 50 victorias en la siguiente temporada, alcanzando así los playoffs, donde fueron derrotados por Chicago Bulls. Holzman se retiró en la temporada siguiente como uno de los entrenadores más ganadores en la historia de la NBA. Ese año finalizarían con un pobre récord de 33–49, y por vez primera, ningún jugador de los Knicks disputaría el All-Star Game.  Sin embargo, el legado de Holzman continuaría a través de los jugadores que él había influenciado. Uno de los jugadores suplentes de los Knicks durante los años 1970 y especialista defensivo fue Phil “Action” Jackson. Jackson ganaría luego 11 campeonatos como entrenador deChicago Bulls (seis) y Los Angeles Lakers (cinco), superando así la mayor cantidad de campeonatos ganados en la historia de la liga por un entrenador que poseía Red Auerbach.  Jackson se refirió a Red Holzman como el mejor entrenador para el cual jugó y una gran influencia en su forma de ser como entrenador.

Hubie Brown reemplazó a Holzman, y en su primera temporada al frente del equipo, logró un récord de 44–38 y llegó a la segunda ronda de los playoffs, donde fue eliminado por el posteriormente campeón Philadelphia 76ers.  La siguiente temporada el equipo se vio reforzado por la incorporación de Bernard King, tuvo un récord de 47–35 y volvió a disputar los playoffs. Derrotó a Detroit Pistons en la primera ronda con una victoria en la prórroga en el quinto y decisivo partido, después de que King promediara en esos 5 partidos 41,6 puntos por noche.  para caer nuevamente en la segunda ronda, esta vez en siete partidos, frente a los Celtics. La fortuna del equipo no sería buena en la temporada siguiente, perdiendo los últimos doce encuentros para alcanzar nada más que 24 victorias. Lo peor para el equipo ocurrió el 23 de marzo de 1985, cuando King se lesionó su rodilla por lo cual pasaría los siguientes 24 meses en rehabilitación.  Algunos supusieron que su carrera se terminaría a causa de esta lesión, pero probaría que estaban equivocados y finalizaría su carrera al término de la temporada 1986–87.

La era de Patrick Ewing (1985-2000)

Como resultado de una pobre temporada en 1984–85, el equipo fue incluido en la primera lotería realizada en el Draft de la NBA. En ésta ganó la primera selección de primera ronda, eligiendo al pívot estrella de la Universidad de Georgetown Patrick Ewing.

En su primera temporada, Ewing fue el primero en las estadísticas de los novatos en puntos anotados (promedio de 20 por partido) y rebotes (promedio de 9 por noche), con la carga adicional de hacerse con los galones de titular desde el primer momento, ya que ni King, todavía lesionado, ni Bill Cartwright, que jugó sólo 2 partidos, pudieron hacer nada. Ganó el premio al mejor novato del año, convirtiéndose en el primer jugador de los Knicks en recibir ese galardón. El equipo no tendría el mismo éxito, ya que sufrirían un récord negativo durante las dos primeras temporadas con Ewing en él.

La suerte cambió cuando en la temporada 1987-88 fue contratado Rick Pitino como entrenador, y la selección del base Mark Jackson en el puesto 18 del draft. Sumado eso al gran juego desarrollado por Ewing, llegaron a los playoffs, donde fueron derrotados por los Celtics en primera ronda.  La temporada siguiente fue aún mejor, debido al traspaso del pívot reserva Bill Cartwright a cambio del ala-pívot de los Bulls Charles Oakley previo al inicio de la temporada. Ese año lograron 52 victorias contra 30 derrotas, que les valió el título de división casi veinte años después de la última vez.  En la primera ronda de los playoffs, derrotaron a los 76ers pero cayeron anteChicago Bulls en las semifinales de conferencia.

Antes del inicio de la temporada 1989-90, ocurrieron un par de cambios significativos. Pitino dejó el equipo para dirigir a la Universidad de Kentucky, y Stu Jackson se convirtió en el nuevo entrenador. Con un récord de 45–37, el equipo alcanzó los playoffs, en cuya primera ronda derrotó a los Celtics, pero perdieron con el equipo que sería campeón de la liga, Detroit Pistons. En 1990–91, el equipo, contrató aJohn McLeod como entrenador a comienzos del año, sufrió un récord negativo de 39–43 y serían eliminados en la lucha por el título por el equipo que finalmente sería el campeón, Chicago Bulls.

Sintiendo la necesidad de contar con un mejor entrenador si el equipo aspiraba a ser candidato al título, el nuevo presidente Dave Checketts contrató a Pat Riley antes del comienzo de la temporada 1991-92. Riley, que ganó cuatro campeonatos durante los años 80con Los Angeles Lakers,  inculcó a su equipo una defensa muy física y asfixiante que inmediatamente dio sus frutos. Esa temporada, con el favorito de la afición, John Starks, en sus filas, lograron un récord de 51–31, que le alcanzó para empatar en el primer puesto de laDivisión Atlántico. Tras derrotar a los Pistons en la primera ronda, caerían ante los Bulls en una serie muy igualada, resuelta en el séptimo y definitivo encuentro.

La temporada 1992–93 fue aún más exitosa que la anterior. Antes del comienzo de la misma, los Knicks traspasaron a Mark Jackson y aStanley Roberts a Los Angeles Clippers a cambio de Charles Smith, Doc Rivers, y Bo Kimble, además de adquirir a Rolando Blackmande los Dallas Mavericks. El equipo ganó el título de división con un balance de 60 victorias y 22 derrotas. El equipo alcanzó las finales de conferencia, donde se enfrentarían nuevamente a los Bulls. Tras llevar la ventaja en los dos primeros partidos, perdieron la serie al ser derrotados en los últimos cuatro.

Después de lo que sería la primera retirada de Michael Jordan del baloncesto antes del inicio de la temporada 1993–94, muchos vieron esta ocasión como la oportunidad de los Knicks de finalmente alcanzar las finales de la NBA. El equipo, que contrató a Derek Harper deDallas Mavericks mediada la temporada a cambio de Tony Campbell,  obtuvo nuevamente el título de la División Atlántico con un récord de 57–25. En los playoffs, el equipo jugó 25 partidos, que es un récord de la NBA; ganaron a New Jersey Nets en primera ronda y finalmente pudieron derrotar a los Bulls en la segunda ronda después de siete partidos. En las finales de la conferencia se enfrentaron a Indiana Pacers, quienes llevaban la ventaja de la serie 3-2 al término del quinto partido. Sin embargo, los Knicks ganaron los siguientes dos encuentros y lograron el título de la Conferencia Este, que no alcanzaban desde 1973, y el pase a las finales de la NBA.

En las finales se disputaron siete partidos con baja anotación en todos ellos, entre los Knicks y Houston Rockets. Los dos primeros, celebrados enHouston, se saldaron con una victoria para cada equipo. Pero los Knicks ganaron dos de tres partidos en el Madison Square Garden quedando a una única victoria de lograr un campeonato tras 21 años de sequía. En el sexto partido, sin embargo, un lanzamiento de John Starks en el último segundo, que si entraba les daba el campeonato fue taponado por Hakeem Olajuwon, dando la victoria a los Rockets por 86–84 y forzando un séptimo y definitivo partido. Los Knicks perdieron 90–84, debido en parte a la baja efectividad de Starks, que convirtió 2 de 18 lanzamientos, y al rechazo por parte de Riley de sacarlo de la cancha, a pesar de tener en el banquillo a jugadores como Rolando Blackman y Hubert Davis reconocidos ambos como buenos tiradores.

Al año siguiente, quedarían segundos en la división con un récord de 55–27. Derrotaron a Cleveland Cavaliers antes de enfrentarse nuevamente a los Pacers en la segunda ronda. Ya en el primer partido se manifestó el cariz que tomaría la serie, cuando Miller nuevamente se convertiría en una piedra en el camino de los Knicks anotando ocho puntos en los últimos ocho segundos para darle la victoria a los Pacers por 107–105. La serie se extendería hasta el séptimo partido, en el cual Patrick Ewing erró el último intento para empatar el partido, logrando así la victoria los Pacers por 97–95. Riley renunció al día siguiente, y los Knicks contrataron a Don Nelson como su nuevo entrenador.

[Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/New_York_Knicks]